Cómo minimizar el problema del redondeo.

Los importes de un tiquete de venta Vs. la facturación del mismo pueden llegar a presentar diferencias.
A este fenómeno lo hemos nombrado “Problema del redondeo”.

¿Qué lo provoca?

Las diferencias son provocadas porque la forma como usualmente se calcula un tiquete es diferente a la forma como se hace para la factura. En muchas ocasiones, los cálculos arrojan cantidades con mantisa mayor a los dos decimales que se utilizan en valores monetarios por lo que habrá que redondear.
El método de redondeo que se utiliza en las transacciones comerciales, es 5/4 (cinco arriba, cuatro abajo) es decir: 5 en adelante van arriba, 4 o menos van abajo.

Opciones para mitigar

  1. En la medida de lo posible, es recomendable tener precios fijos, sin cargos o descuento. Si eso no es factible, entonces realizar el cargo, descuento o bonificación en documento por separado: Nota de cargo, Nota de crédito.
  2. Impedir el uso de lo que hemos llamado “Precios Prohibidos”.
    Si usted fija el precio con impuestos, como veíamos en el ejemplo líneas arriba:
    $ 11.99 / 1.16 = $ 10.33620689655172 este es un precio prohibido.
    Con el 16% de IVA los precios que no dejarán mantisa mayor a dos decimales, son los redondeados a $ 0.50 antes del impuesto.
    En este ejemplo, lo recomendable es que en lugar de 10.34 sea 10.00 o 10.50 + IVA = 11.60 o 12.18
  3. Unidades de medida adecuadas.
    En mercancía que se comercializa en unidad de venta mínima y también en mucho mayores, pueden asignarse dos o tres unidades de medida. Por ejemplo, clavos, tornillos, hojas.
    Unidad base: hoja
    Unidad alterna 1: Paquete con 100 hojas – factor: 100
    Unidad alterna 2: Caja con 20 paquetes – factor: 2000
    Con la funcionalidad “Cambio de presentación uno a varios” la unidad 2 se puede convertir en unidad 1 y a su vez ésta en unidad base.

Le invitamos a descargar el documento El inevitable Problema del redondeo con la información detallada de este artículo.

 

Autor: Carlos Ibañez Brambila.

Sé el primero en comentar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*